El Liderazgo Femenino, un estilo de vida organizacional

El Liderazgo Femenino, un estilo de vida organizacional

La equidad de género en los espacios de trabajo está siendo una tendencia global, en la cual más y más organizaciones están participando activamente; no solo para integrar a más mujeres en los espacios de trabajo, generar igualdad de oportunidades o establecer sistemas de reconocimiento equitativo a la función.

Muchas mujeres han dedicado gran parte de su vida a la construcción de carreras profesionales exitosas, algunas de ellas empeñando su tiempo en estudios especializados, otras más con una longeva lealtad en su función, incluso optando por postergar sus planes personales; aspirando a alcanzar el objetivo del Liderazgo Femenino.

Podríamos hablar de múltiples factores que pueden llegar a limitar a las mujeres para posicionarse como líderes de una organización, sin embargo, la cultura organizacional es uno de los aspectos que como estilo de vida, puede truncar o posibilitar las aspiraciones del talento.

La confianza como impulsor

Las organizaciones que promueven la Alta Confianza en las relaciones con sus colaboradores han depositado también en las mujeres la confianza para ocupar puestos clave, asumir el cargo de equipos de trabajo e impulsar estrategias de innovación del negocio.

Dentro del universo de las mujeres que están dando muestra del liderazgo en niveles de alta dirección, encontramos tres role models que están transformando, no solamente la cultura de sus organizaciones, sino también la cultura de la sociedad mexicana a través de las y los colaboradores que trabajan en sus empresas e instituciones.

grafica liderazgo femenino

ROMPIEDO PARADIGMAS EN EL NORTE DEL PAÍS

Supermercados S-Mart es una empresa del sector retail fundada en 1975 en Ciudad Juárez Chihuahua, y hoy está posicionada en prácticamente todo el norte de México. Actualmente la organización es dirigida por Laura Muñoz, una mujer que después de décadas de liderazgo masculino, asumió la posición como CEO.

Una de las empresas con el más alto nivel de equidad de género, reflejado en el número de colaboradores, con un 49% de hombres y un 51% de mujeres en el total de su plantilla; y cuatro de ellas conforman parte de su equipo directivo.

La gente que trabaja en S-Mart reconoce que está cobijada por un liderazgo que impulsa el mejoramiento continuo y de oportunidades, el sexo no es determinante para el desarrollo del trabajo sino las competencias que lo demuestran. Así su indicador de rotación en 2017 llego a solamente .21 puntos, la mayoría de la gente quiere permanecer en su trabajo.

Laura Muñoz fue reconocida como una de las CEO más confiables en Los Mejores Lugares para Trabajar™ 2017. Ella reconoce a título muy personal “A veces me desespero, muchos hombres a pesar de que están a favor de la equidad, en sus acciones dicen lo contrario, porque así están formados. Por otro lado, lograr que a las mujeres se les quite el miedo; y entonces lograr que la equidad de verdad se viva.

INCLUIR A LOS HOMBRES EN UN MERCADO DE MUJERES

El paradigma social de las ventas en retail por catálogo está asociado a que es un empleo exclusivo para las mujeres. Mari Loli Sánchez CEO de Jafra México se está encargando de quebrantar esta creencia y promover la equidad de género más allá de su oficina.

Poner la balanza en equilibrio ha sido uno de los más grandes logros de esta líder mexicana, asegurando sistemas de compensación y beneficios equitativos, congruentes para todos; desarrollar a las personas, buscar el mejor talento y reconocer la importancia del feedback, son prioridades de un liderazgo confiable y transparente.

“Soy una mujer comprometida con la transparencia y la confianza es vital y se gana todos los días y simplemente lucho para que se nuestra bandera”, comenta esta importante CEO.

Una organización del sector de los cosméticos que en sus filas se conforma por 61% de mujeres y 39% de hombres, da clara muestra a la inclusión de género. Este mensaje también se lleva a la enorme fuerza de consultoras independientes esparcido por todo el territorio, en la cual ya detectaron que hay muchos hombres con gran potencial para las ventas de sus productos y que la naturaleza del sector no es exclusiva de un solo género

RESPONSABILIDAD SOCIAL CON TRASCENDENCIA

Colocar a una mujer al frente de una fundación tenía, hace años, la finalidad de mostrar una figura de cuidado y elegancia distinguida, que tras bambalinas era dirigida y operada únicamente por hombres.

LAZOS IAP tiene a su cargo a una mujer reconocida como parte del selecto grupo de The Must Trusted CEO[1]. En su organización las mujeres ocupan el 70% del total de colaboradores y un 33% de los puestos directivos están a cargo de féminas.

Maricarmen Alarcón cree que en la institución que lidera, deben de asegurarse de conocer a sus colaboradores como personas, y darse a conocer como líderes, conectar lo humano con lo humano, así se abren los canales de confianza

Las organizaciones están abandonando la moda de colocar a las mujeres en posiciones de liderazgo como una insignia de su responsabilidad social, para adoptar una nueva creencia en la que el liderazgo femenino sea un estilo de vida organizacional que influye favorablemente en el ambiente laboral, los resultados de negocio y los entornos socioeconómicos.

 Flexibilizar nuestras creencias acerca del liderazgo no solamente implica pensar que las mujeres estamos preparadas para asumir posiciones de poder, es una oportunidad para influir en la cultura con el mensaje de él liderazgo femenino es un estilo de vida, en otras palabras, algo de lo que poco a poco sea menos necesario hablar.


[1]   Desarrolladas en el marco de la convocatoria: “The Most Trusted CEO”, convocado por Great Place to Work® México, 2017.