Pasión por tu trabajo, inspiración para México

Pasión por tu trabajo, inspiración para México

Es muy evidente el poder interno que se siente en nuestras vidas, que hace que las cosas sucedan de una u otra manera.

Es cuando uno se levanta todos los días con las ganas de querer y entregar toda la energía existente en nuestro organismo, con un sentimiento de no tener límites, que nada te puede parar y que te impulsa a lograr todo lo que uno se propone.

Como lo decía Albert Einstein: “No tengo talentos especiales, yo solo soy apasionadamente curioso”. A Esto se le llama PASIÓN . Todos tenemos esta fuerza interna, pero no siempre la aprovechamos.

La pasión en el trabajo ciertamente tiene que ver con un empoderamiento en hacer lo que a uno más le gusta, dedicarse a hacer algo que nos llena de energía y de ímpetu.

En muchas culturas la pasión podría estar relacionada con la compensación que recibimos a cambio de un trabajo que nos permita tener mayor satisfacción en nuestra vida. Sin embargo, independientemente de la cuestión económica, lo que más satisface al ser humano es la experiencia de poder aprender y aplicar nuestro conocimiento hacia algo que sea afín a nuestra personalidad e intereses.

La pasión significa tener la posibilidad de sentir bienestar en nuestro lugar de trabajo, explotar nuestro talento, entender por qué hacemos lo que hacemos, aspirar a ser mejores personas y perseguir un propósito que nos oriente hacia la trascendencia, activa un sentido de perseverancia e intención que representa un propulsor importante para las personas para lograr objetivos y metas inimaginables.

Esto sigue siendo clave importante para los líderes de las organizaciones. Sin duda, tener en nuestras filas a colaboradores apasionados por su trabajo y su equipo, con la camiseta de la organización bien puesta trae a su vez grandes beneficios para el negocio.

Las personas apasionadas demuestran consistencia y perseverancia en su trabajo, apertura para innovar y crear, así como comportamientos e intenciones constructivas para el mejoramiento de su propio desempeño y contribuir positivamente al logro de metas.

A su vez, deriva en una mejor calidad en el servicio, mayor eficiencia operativa, mayor arraigo y lealtad a la organización y un sólido compromiso con la misma.

La pasión es un recurso propio de cada individuo. A pesar de que las organizaciones y los líderes pueden alimentarla en las personas, principalmente proviene desde lo más profundo de nuestro ser, estimulado por emociones que provocan una enorme satisfacción interna. Es tan importante, que funciona como brújula interna que usamos para navegar y enfrentar los desafíos y adversidades que se nos presenten en nuestra trayectoria profesional.

Claro que el extremo de la pasión por el trabajo puede llegar a ser contraproducente incluso en nuestra salud física y mental, porque, llevada a un límite incontrolado, puede tornarse en una obsesión si no se cuenta con un equilibrio entre la vida laboral y personal, por lo que es importante que como organizaciones, se procure el cuidado en la calidad de vida de los colaboradores y ofrecer espacios, programas e iniciativas orientados a la salud física y mental de las personas.

Trabajemos por ayudar a nuestros colaboradores a que puedan encontrar aquello que les apasiona y que puedan hacer lo que más les gusta. Cuando impulsamos activamente a que las personas descubran su fuente de inspiración, como consecuencia contribuimos a desarrollar negocios exitosos y sustentables, mejores talentos y un mejor país para trabajar.